Seguimos con el monitoreo de ecosistemas de manglar en el Golfo de Urabá

CORPOURABA sigue aportando al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades indígenas del territorio
22 mayo, 2019
Jornada de limpieza del río San Juan tramo del casco urbano de San Pedro de Urabá; apoyan diferentes estamentos de la comunidad
27 mayo, 2019

CORPOURBA en el marco de la Unidad Ambiental Costera -UAC Darién realizó durante el mes de mayo exactamente entre el 6 y el 23 de ese mes, el monitoreo de ecosistemas de manglar correspondiente a la época húmeda en 20 Parcelas Permanentes de Crecimiento (PPC) ubicadas en los municipios de San Juan de Urabá, Necoclí y Turbo, con el fin de conocer el estado y comportamiento del ecosistema a través del tiempo en relación a variables de estructura forestal, parámetros fisicoquímicos del suelo y agua, regeneración natural e intervención antrópica.

Estas acciones se realizan con base en los “Lineamientos Nacionales para el Monitoreo de Ecosistemas de Manglar en Colombia” y la Implementación del “Protocolo Nacional de Monitoreo en Manglares” del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Los manglares mantienen el equilibrio en las zonas costeras impidiendo el avance de la intrusión salina, conteniendo la erosión costera y reduciendo el riesgo ante los daños que puedan causar a la población, así como de eventos naturales tales como tormentas tropicales y huracanes, constituyen sitio de refugio para innumerables especies de la flora y la fauna, potenciando las especies de valor comercial para la pesca. Los bosques de mangles constituyen una parte importante de los humedales costeros, con funciones de importancia ecológica, económica y estratégica.

Los manglares son la “salacuna” de diversas especies de peces, crustáceos y otros animales. Protegen otros ecosistemas como las costas y arrecifes de coral. Producen nutrientes vitales para muchas especies de fauna. Son muy eficientes en la captura de CO2. El carbono retenido por los ecosistemas marino-costeros se denomina carbono azul. (Campaña Árboles de Mar publicado por Ecoral y Agenda del Mar Comunicaciones).

La deforestación amenaza tanto el bosque como a las especies de mamíferos, reptiles, aves y diversos invertebrados que lo utilizan como su hábitat temporal o permanente (INVEMAR 2007, citado por expedición estuarina Golfo de Urabá, EEGU, liderada por el proyecto Expedición Antioquia 2013).

Los impactos de su degradación generan pérdida de biomasa vegetal, desaparición de nichos ecológicos, disminución de la biodiversidad, formación de playones salinos, reducción del porte y vigor de los árboles, sedimentación de los cuerpos de agua y pérdida de playas y costas por la erosión marina.

Seguimos aportando al cuidado y conservación de este importante ecosistema.

#CORPOURABA #DesdeElParamoHastaElMar
#MonitoreoDeManglar
#ConservamosLosManglares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *