21 de febrero: Día Internacional del Oso de Anteojos

Auto de Inicio de Trámite Ambiental
21 febrero, 2019
Informe de Evaluación Convocatoria Revisor Fiscal de CORPOURABA 2019
21 febrero, 2019

En el mundo existen ocho especies de osos y están distribuidos en el Hemisferio Norte, a excepción del oso Malayo y el Oso de Anteojos que habitan en las laderas de la Cordillera de Los Andes, en América del Sur. Son mamíferos vertebrados y pertenecen a la familia de los Úrsidos (Ursidae); sin embargo, cada uno  tiene sus propias características físicas y de acuerdo al lugar donde habitan se comportan y se alimentan.

Los osos son una especie clave para la conservación de los páramos y los bosques nublados. Por ser un mamífero grande requiere de grandes cantidades de recursos que, al ser conservados, pueden ser utilizados por otras especies de estos ecosistemas. Los osos viven mayormente en el bosque nublado donde obtienen alimentación y protección. Sin embargo cuando escasea el alimento, el oso se desplaza al páramo en su búsqueda.

El oso de anteojos es el oso más grande de Suramérica, según PNN. Puede llegar a pesar más de 200 kilogramos. Considerada una especie sombrilla, los osos necesitan grandes extensiones de bosques y páramos para vivir. Conservar el lugar donde vive ayuda a la protección de otras especies y de los bosques de los que se alimenta. La protección del hábitat del oso de anteojos ayuda a la conservación de este animal, pero al mismo tiempo proteger estos lugares garantiza el agua que consumimos en Bogotá y otras ciudades del país que dependen de los páramos.

El oso de anteojos está considerada como una especie vulnerable, según la lista de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza UICN (Goldstein, 2008), ya que es única en el mundo (Tremarctos ornatus (F. Cuvier, 1855), si se extingue se acaba toda una línea del árbol filogenético de los osos.

Hoy en su día invitamos a toda la comunidad a cuidarlos y a protegerlos, su existencia depende de nuestro respeto y conciencia

Deja un comentario